Nun pagaremos la crisis. Nun pagaremos la guerra.

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)

Acabante salir de la crisis financiera del 2008, cuando la recuperación económica entá aniciaba, la llegada de la pandemia volvió fundimos nun pozu del que, apenes agora, llevantamos la cabeza. Insistimos hasta l’enfastiu en que la pandemia dexó qu’unos pocos se beneficiaren a cuenta de los sacrificios de la mayoría. El resultáu, tenémoslu claru, foi l’aumentu de les diferencies sociales, l’incrementu de los desagospios de viviendes familiares, l’apaición de les coles de la fame, la precarización xeneralizada de la fuerza de trabayu de la que s’afondaba nel esmantelamientu de los servicios públicos.

Mientres esti tiempu insistiósenos nes perspectives que s’abríen al acabar l’alarma sanitaria, cola llegada d’unos fondos europeos que sedríen  claves pa la reconstrucción. Sicasí, la realidá nun diba tan bien como nos dicíen. La escalada de precios achacábase a les consecuencies de la pandemia y la inflación empezaba a ser una realidá. L’añu 2022 presentóse nes nueses vides con una amenaza de guerra nel este d’Europa que, desgraciadamente, convirtióse en real y, de magar, la situación económica empioró de manera sustancial.

Agora, con una inflación esbocada hasta raspiar el 10%, que come día a día el nuesu poder adquisitivu, tol discursu oficial céntrase en que tamos careciendo les consecuencies d’una guerra, como si’l deterioru de los distintos servicios públicos como la Sanidá, la Educación, les ayudes a la dependencia, la necesidá d’un tresporte públicu y sostenible o les pensiones, por citar dalgunos, empezara ayeri mesmo.

Carecimos abusives polítiques de retayos que se xustificaben poles distintes crisis financieres, inmobiliaries, sanitaries, nes que les clases populares nun tenemos nenguna responsabilidá. En cuestión de pocos meses, vemos con plasmu cómo tolos fondos económicos prometíos pa la reconstrucción tres la pandemia, tán empobinándose hacia una crecedera esponencial de los gastos rellacionaos cola industria del armamentu. Cuando falen los espertos economistes dende les instituciones financieres, faenlo ensin reparos. Inténtennos convencer de que los gastos na partida dedicada a Defensa, son inversiones ente les que los presupuestos destinaos a Educación y Sanidá se convierten en gastos.

Una urxencia pa la Humanidá ye l’adopción de midíes eficaces y contundentes que garanticen la rapidez d’una transición pa combatir el cambéu climáticu. La llegada de la guerra y l’entamu d’un procesu de rearmamientu, va faer que toles polítiques previstes nesti sentíu queden en suspensu.

Frente a esta situación, atopamos con un Gobiernu que, más allá de les declaraciones d’intenciones “naide va quedar atrás”, “somos el Gobiernu más progresista de la hestoria”, aplica les mesmes midíes económiques que s’enllanten n’otros estaos nos que gobiernen fuerces polítiques de dereches. Poco importa a estes altures la definición ideolóxica si nel planu económicu nun somos capaces de romper cola unanimidá neolliberal. Decisiones trescendentales pal futuru de la clase obrera adóptense siempres ensin primar los nuesos intereses, asina, impónense “reformes llaborales” que nun signifiquen la recuperación de derechos yá algamaos y que nel so momentu mos arrampuñaron.  Intenten convencenos de la so bondá alegando que suponen un pasu pa combatir la precariedá, despintando que, col nuevu sistema, los despidos van siguir esistiendo y agora ensin indemnización, alegando a cencielles el fin de contratu.

La precariedá convirtióse nun elementu estructural del sistema y condiciona dafechu les nueses vides, especialmente nel casu de les muyeres. Por poner un exemplu, les emplegaes del llar y los cuidos llevamos años reivindicando que se reconozan los nuesos derechos. Falamos d’emplegaes porque’l 91% de los puestos son desempeñaos por muyeres. Llevabamos esperando 11 años a que l’Executivu ratificara’l Conveniu Internacional 189 de la Organización Internacional del Trabayu (OIT) nel que se nos asemeye col  restu de trabayadores del Réxime Xeneral.

De nun ser pola recién sentencia del TSXE que dió la razón al nuesu colectivu na so demanda de poder cotizar pa la prestación de desempléu, el Gobiernu d’España siguiría guardándonos nel armariu de les ciudadanes de segunda.

El desenvolvimientu del sector terciariu de la economía faise a cuenta d’ufiertar servicios precarios xestionaos por personal sometíu a les arbitrariedaes d’unes alministraciones qu’abusen de los fraudes na contratación y niéguense a realizar procesos que dexen estabilizar los puestos de trabayu y a les persones que los realicen.

Daqué paecío asocede con otres promeses como la derogación de lleis qu’atenten contra llibertaes democrátiques básiques. Ende tenemos l’exemplu de la llamada “Ley Mordaza” que paez destinada a la so permanencia contra toa lóxica. Ca día que pasa asistimos a un afitamientu de midíes que nos faen pensar que’l sistema avanza hacia la implantación d’un neolliberalismu autoritariu y socialmente escluyente. Los avances de les opciones polítiques d’ultraderecha asina paecen indicalo.

Por si fora poco, agora remanen l’argumentu de que tenemos qu’aceutar nuevos sacrificios, cola idea d’abrir pasu a un rearmamientu pa prevenir posibles amenaces de guerra. Dende la so apaición na vida social,  la clas obrera manifestóse rotundamente contra les guerres y l’actual, tres la invasión d’Ucrania per parte de Rusia, nun ye una esceición. Nada se mos perdió a les clases trabayadores nesti conflictu que ye ayenu a los nuesos intereses. Nengún gobiernu de los implicaos mos representa. Creemos que son los mozos rusos y la población civil ucraniana quien más van perder nesta guerra que solo obedez a propuestes imperialistes que nun tendríen de tener cabida na nuesa época. 

Condergamos con rotundidá la invasión d’Ucrania per parte de Rusia. Un pueblu que prime a otru nun puede ser llibre, dicíen los clásicos de la clas obrera nel sieglu XIX, una afirmación que consideramos válida nestos momentos. Nun podemos dexar de señalar la responsabilidá de la OTAN nel calentamientu y preparación de l’actual guerra por aciu d’ufiertes engañoses a países probes y precisaos d’ayuda económica, cola aplicación d’estratexes  d’ampliación que ponen en riesgu l’equilibriu ente distintes potencies, como tamos viendo estes últimes selmanes. La OTAN ye una organización que tendría de tar llamada a la so desapaición, como asocedió con otres aliances militares surdíes nel contestu de la Guerra Fría. Si quies la paz, prepárate pa la paz. Nunca tuvo tan claro qu’una organización militar y guerrerera solo pue llevamos a escenarios de conflictos que pueden averanos a una guerra planetaria.

Llamentamos que’l Gobiernu español tea dexándose abasnar pola actual escalada belicista  al tiempu qu’escaez la esistencia d’otros conflictos nos que tamién violen derechos humanos (Palestina, Colombia, Kurdistán), too ello en metá de la recién traición histórica al pueblu saharagüi.

Esti 1u de mayu de 2022 la clas obrera y los sectores populares de tol planeta tamos  llamaos a una movilización que tendría de significar otra vez la nuesa salida a les cais para reclamar el fin de polítiques qu’amenacien cada día más la nuesa calidá de vida. Contra les polítiques que nos averen a escenarios de guerra que pueden resultar catastróficos para la Humanidá.

Salimos a la cai pa glayar con contundencia que nun vamos pagar la crisis. Tampoco vamos pagar les guerres del capitalismu. Salimos para reclamar soluciones a los nuesos problemes y a denunciar que ye’l sistema capitalista’l responsable de los problemes que carecemos.

¡Viva’l 1u de mayu!

¡Viva la llucha de la clase obrera!

¡Paremos les guerres!

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4757

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4757