Inicio > Comunicados > Profesorado Interino: Se avecina tormenta

Profesorado Interino: Se avecina tormenta

El pasado 7 de noviembre se celebró la última Mesa sectorial de Educación en el Ministerio de Educación y Cultura en la que, por aplicación del Acuerdo para la Mejora del Empleo firmado el 29 de marzo por algunas Organizaciones Sindicales y el Ministerio de Hacienda, se negocian los “procesos de estabilización del personal docente”. En dicha Mesa de negociación, participa Isabel González, representante de SUATEA.
La base del Acuerdo supone reducir la tasa de interinidad al 8%. En Educación, la media de la tasa de interinidad se sitúa en torno al 25% (en Asturias, un 32%). Reducir la tasa de interinidad al 8% implica que las plazas ocupadas por el profesorado interino se ofertarán a concurso-oposición y que quienes no logren superar estos procesos serán despedidos, principalmente porque se trata de estabilizar plantillas, no de consolidar a las personas que ocupan las plazas. Por ello, es fundamental que estos procesos selectivos sean extraordinarios y que se ejecuten con un sistema de ingreso en la función docente que permita que el profesorado interino se consolide como personal funcionario.
Ante la negativa a unos procesos extraordinarios, la mayoría sindical presente en la Mesa sectorial del MECD está defendiendo un cambio del sistema de acceso que permita que el profesorado interino pueda superar este concurso-oposición. Para ello, se han realizado, entre otras, estas propuestas:
– Incremento del peso de la antigüedad en la fase de concurso.
– Mayor ponderación de la fase de concurso respecto a la oposición.
– Aumento del número de temas a elegir en la fase de oposición.
– Lo importante: pruebas de la fase de oposición no eliminatorias.

Ahora bien, de nada servirá que se incremente el peso de la antigüedad en la fase de concurso, que se aumente la ponderación de la fase de concurso sobre la de oposición o que haya mayor número de temas a elegir, aspectos que el MECD parece estar dispuesto a recoger (aunque de forma insuficiente), si las diferentes pruebas tienen carácter eliminatorio. Que las pruebas no sean eliminatorias es absolutamente determinante para que los opositores y opositoras, compensando las notas obtenidas en las diferentes pruebas, puedan llegar al final de la fase de oposición y sumar la fase de concurso.
Por otra parte, en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, se aprobó ese mismo, día 7 de noviembre, una PNL de Unidos Podemos con una enmienda del PSOE. Se pedía, entre otras cosas, que las pruebas de la fase de oposición no fuesen eliminatorias y que en la fase de concurso se tenga especialmente en cuenta la experiencia docente.
A pesar de que la mayoría sindical en la Mesa de negociación, que son los legítimos representantes del profesorado, y la PNL en el congreso de los diputados pedían pruebas no eliminatorias, el Ministerio insiste en que las diferentes pruebas de la fase de oposición serán eliminatorias alegando que se ha respaldado esta propuesta en la Comisión General del MECD y las Comunidades Autónomas, pese a que sabemos que la mitad de las Comunidades Autónomas presentes en dicha Comisión defendieron que no sean eliminatorias.
Las Administraciones educativas han incurrido claramente en fraude de Ley y han sido las responsables de la situación creada al no ofertar las vacantes estructurales existentes. Gran parte del profesorado interino ha superado procesos selectivos en el pasado, pero no lograron obtener plaza como funcionarios de carrera porque las ofertas de plazas han sido escasas e insuficientes. Por tanto, las Administraciones educativas deben ser capaces de acometer los cambios legislativos necesarios para reparar la precariedad laboral causada al profesorado interino. De lo contrario, habrá un ERE que afectará a decenas de miles de personas.

Por otra parte, hay que destacar que el profesorado interino de Asturias tiene una gran problema añadido: el Acuerdo de interinidad en vigor. En muchas CCAA tienen pactos de estabilidad u ordenan las listas por riguroso orden de antigüedad (Cantabria, Galicia, Valencia, Andalucía, Cataluña, Baleares, Andalucía). En Asturias se rebareman las listas después de cada proceso selectivo y tiene un peso muy importante la nota obtenida, lo que implica la rotación y la posibilidad real de que estas personas pierdan el puesto de trabajo.

Si el Ministerio no da respuesta a esta reivindicación clave, esto es, que las pruebas de la fase de oposición no sean eliminatorias, daremos la respuesta que el profesorado interino nos está reclamando y convocaremos movilizaciones a lo largo del curso en todo el Estado.

Esta entrada también está disponible en: Asturiano