Los peligros de la tresformación dixital de la educación.

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)

La educación on line, un gran error de consecuencies imprevisibles o una bomba de reloxería.
(Los peligros de la tresformación dixital de la educación)

  • La Confederación de STEs-i  sollerta de les graves consecuencies de tresformar una FP reglada y académica, nuna FP desregulada, ocupacional ensin más.
  • Tán apaeciendo empreses impulsaes por fondos d’inversión con un alumnáu superior en númberu a 20.000 y con poco más de 145 persones trabayando como emplegaes en funciones docentes y alministratives.
  • Una cosa ye formar y otra educar, entendida como’l desenvolvimientu integral de la persona; lo cual engloba el planu cognitivu, afeutivu, social, inclusive motriz.

Munchos sieglos, la educación presencial foi la ferramienta por escelencia de la socialización y culturización de les sociedaes. Persones de toa clase social pudieron convivir xuntes nun aula, nun patiu o nun mesmu centru educativu dexando, en cierta manera, amenorgar l’impactu social que supón la diferencia de clases.

Cola apaición d’Internet y el so espardimientu a lo llargo y ancho de la Tierra apaeció, per primer vegada, la posibilidá d’una educación universal con consecuencies imprevisibles naquel momentu, pero cada vez más clares na actualidá. Les peores previsiones apuntaes nel so momentu tán cumpliéndose y el futuru inmediatu preconiza, si’l gobiernu español y los gobiernos autonómicos nun llexislen afechiscamente, una debacle social ensin precedentes nes últimes décades.

Los baxos costos de la formación (que non educación) on line convirtiéronse nun curiosu negociu pa los grupos inversores que vieron un filón d’oru ensin precedentes con prácticamente nulu riesgu y respondíu por poles polítiques estatales y autonómiques españoles. A too ello tien d’amestase los miles de millones d’euros qu’Europa, al traviés de los Fondos Next Generation, inyectó a España pal desenvolvimientu de la Formación Profesional. Y amás, la nueva llei de la Formación profesional, non solo nun regula esta modalidá formativa, sinón que-y da cancha al tresformar la Formación Profesional reglada y académica nuna Formación Profesional ocupacional ensin más, de tala manera qu’una vegada tea tola Llei desenvuelta y aplicada, l’ésitu o fracasu de la FP nun se va midir polos resultaos académicos del alumnáu sinón pol índiz de colocación rápida de la mayoría d’ellos.

Nestos momentos, creáronse y siguen creándose a lo llargo y ancho de la xeografía española empreses de formación on line qu’anguaño yá cunten, dalgunes d’elles, con más de 20.000 alumnes y alumnos (pa 145 trabayadores y trabayadores, non toos ellos docentes) y que nel casu de la formación reglada, como ye’l casu de la formación profesional, atrevense a ufiertar prácticamente cualquier ciclu formativu namás que sía económicamente rentable. Amás, nun esiste prácticamente control a nivel académicu sobre estes empreses yá que la lexislación vixente ye prácticamente lliberal con elles y evidentemente lo que prima ye “ganar dineru” al menor costu, independientemente del resultáu, porque naide lu va controlar.

Nesti contestu, como Confederación de los STEs, consideramos que la educación y la sociedá d’esti país  alcuéntrase nun momentu críticu pero entá non irreversible. Por ello esiximos al Gobiernu estatal y a los gobiernos autonómicos que rectifique y que se pongan a trabayar nuna afayadiza y urxente regularización de la educación on line, qu’en tou casu, tien que prever la priorización de la formación y educación presencial sobre la educación telemática;  el control concienciudu de los procesos d’enseñanza-aprendizaje impartíos poles empreses privaes qu’apuerten a la formación reglada a distancia, y que, en tou casu, tien de tar validada pola alministración educativa pública al traviés del so funcionariáu y, la potenciación o creación d’institutos públicos de formación on line como garantes d’una formación a distancia segura y de calidá.

Una cosa ye formar y otra educar, entendida como’l desenvolvimientu integral de la persona, lo cual engloba el planu cognitivu, afeutivu, social, inclusive motriz. El compañerismu, la solidaridá que dexa la educación presencial, fai posible enfrentase a los desafíos académicos más allá d’un planu puramente individualista. La capacidá de trabayar en grupu dexa aprender unos d’otros y otres, estableciendo llazos sociales; aguiyando la creatividá. Refuércense los valores éticos, apurriendo una desarrollu non solo intelectual, sinón tamién personal pa crear sociedaes más cíviques y democrátiques. La educación presencial, promueve valores como la tolerancia, l’entendimientu percima de les nueses diferencies polítiques, culturales y relixoses, poniendo especial énfasis na defensa de los derechos humanos, la protección de les minoríes étniques y de los colectivos más vulnerables, y el caltenimientu del mediu ambiente.

Por too ello STEs-i, el sindicatu reivindicativu, con una voluntá eminentemente movilizadora y combativa, nun va dar nin un pasu tras na llucha por una sociedá más igualitaria y d’oportunidaes pa toes y toos.

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)