El libro blanco desacredita al profesorado

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)

EL LIBRO BLANCO DEL MECD: DESACREDITAR AL PROFESORADO PARA JUSTIFICAR NUEVOS AJUSTES EN LA EDUCACI脫N

En la presentaci贸n del libro blanco por parte del Ministerio de Educaci贸n en plena campa帽a electoral, se ha avanzado un grado m谩s en el intento de descr茅dito del profesorado de nuestro pa铆s. El PP cuenta con el inestimable apoyo de otras fuerzas pol铆ticas para aumentar el coro de quienes achacan al profesorado la responsabilidad de los males de nuestra educaci贸n. As铆 lo estamos viendo en la presentaci贸n de los programas electorales y en la utilizaci贸n partidista del menoscabo del profesorado en los debates entre candidatos.
Pero el libro blanco del profesor Marina, tanto en su versi贸n amplia como en la reducida, no responde a las expectativas creadas por el PP en el sentido de sentar las bases para un debate sobre la educaci贸n en nuestro pa铆s. Se limita a hacer gala de un notable desconocimiento de la realidad educativa actual y a obviar los verdaderos problemas que los a帽os de recortes y depauperaci贸n han tra铆do a la ense帽anza p煤blica.
1- El libro blanco carece de un an谩lisis serio y riguroso acerca de la actual situaci贸n de la educaci贸n p煤blica. Se pasa de puntillas sobre el incremento de tareas, del n煤mero de alumnado al que atender, o del despido de 40.000 docentes en los 煤ltimos a帽os. No hay menci贸n a las condiciones en las que se desarrollan las actividades docentes ni sobre las dificultades que atraviesan las familias y el alumnado. Tampoco se aborda la situaci贸n excepcional, respecto al resto de Europa, de un sistema educativo donde la ense帽anza privada subvencionada a trav茅s de los conciertos educativos detrae cantidades ingentes de fondos que deber铆an ser destinados a la ense帽anza p煤blica. El libro blanco prescinde de todo marco socioecon贸mico en un pa铆s en el que existen millones de ni帽os y ni帽as por debajo del umbral de la pobreza.
2. Las propuestas de Marina muestran un desconocimiento profundo de la realidad en la que los docentes desarrollan su labor. No hay menci贸n alguna a que los principales problemas a los que hoy se enfrentan tienen que ver con la falta de apoyos para realizar sus funciones, la falta de tiempo material para desarrollar su trabajo debido al incremento del horario lectivo en secundaria, FP y ense帽anzas de r茅gimen especial, la falta de profesorado tutor y especialista en primaria y el incremento del n煤mero de alumnos por aula. S铆 se hace referencia a la comparaci贸n con otros pa铆ses para concluir que, en realidad, esas peores condiciones laborales no inciden en la vida de los docentes en nuestro pa铆s. Tampoco a su juicio ha tenido importancia alguna la reducci贸n dr谩stica del porcentaje del PIB destinado a educaci贸n, asunto que ni siquiera es mencionado de refil贸n en su libro. Pasar de un 5鈥1% a un 4鈥3% en 2013 no parece ser digno de menci贸n en el an谩lisis de partida.
3. Las recetas aportadas por Marina en su libro blanco se basan en su inter茅s por demostrar una serie de tesis de forma preconcebida y no en estudios rigurosos de la realidad educativa. La soluci贸n que ofrece a los problemas educativos no consiste en mejorar el gasto educativo en el sector p煤blico. Para 茅l, la falta de evaluaci贸n del profesorado es la base de todos los males. Y ello sin argumentaci贸n alguna. S贸lo aporta, para apoyar su argumentaci贸n, comparativas con algunos pa铆ses donde s铆 se han aplicado. Incluso llega a reivindicar lo sucedido en Chicago y Nueva York en el colmo de la desfachatez: recordemos que el sistema seguido en estas ciudades, que sac贸 a la calle a miles de docentes y de familias para protestar por lo indigno del mismo, consiste en lo siguiente: tras someter a evaluaci贸n a una determinada escuela y equipo educativo, si los resultados son desfavorables, la escuela ve reducidos su fondos y el profesorado sus salarios. Si vuelve a ocurrir lo mismo tras una segunda evaluaci贸n, la receta es la misma. Es decir, en vez de detectar problemas y ayudar a superarlos, se vuelve a castigar a esa comunidad educativa. Si tras la tercera evaluaci贸n los resultados siguen siendo malos, la escuela es cerrada o vendida y sus docentes despedidos. 脡sta es en el fondo la filosof铆a del se帽or Marina.
4. Para aplicar esas f贸rmulas hay que vencer resistencias: eliminar como interlocutores v谩lidos a los sindicatos docentes 鈥 algunos como la Confederaci贸n de STEs ya dejamos claro el rechazo a sus intenciones-; reforzar la figura de los directores para que estos puedan conformar los claustros a su guisa y proveer las vacantes seg煤n su voluntad; poder despedir a los profesores que se resistan a las 鈥渋nnovaciones鈥, ya que el car谩cter funcionarial de estos debe ser puesto en cuesti贸n como ocurre en otros pa铆ses..
5. Frente a las demandas de la inmensa mayor铆a del profesorado que est谩 ya experimentando lo que supone la LOMCE, Marina pretende reforzar los aspectos m谩s negativos de la misma: la creaci贸n de una carrera docente cuya culminaci贸n ser铆a convertirse en asesor del consejero de educaci贸n, la introducci贸n de un gerente en los centros y la evaluaci贸n como elemento punitivo en la vida docente son algunos de ellos. La introducci贸n de un sistema competitivo entre el profesorado obvia que lo que el profesorado reivindica es el apoyo al trabajo en equipo, la reducci贸n de la carga horaria, la estabilizaci贸n de las plantillas docentes, la formaci贸n del profesorado dentro del horario lectivo…
6.- De llevarse a cabo la propuesta de Marina, la burocracia crecer铆a de forma exponencial: las figuras dedicadas a implantar el sistema de evaluaci贸n, los supervisores de los supervisores y las consecuencias sobre la inmensa mayor铆a de los docentes, ser铆an desastrosas para el conjunto del sistema educativo. Precisamente uno de los mayores problemas denunciados por los docentes es el incremento de las tareas burocr谩ticas derivado del nuevo sistema impuesto con la LOMCE.
7.- DEP: el tan cacareado MIR se convierte en la ampliaci贸n en un a帽o y en un cambio de status del profesorado. Actualmente el profesorado en pr谩cticas cobra un salario similar al de sus colegas definitivos. De aplicarse la propuesta, el salario de un DEP podr铆a ser equivalente al de sus colegas MIR, en torno a unos mil euros. Un buen ahorro para el sistema. Tras la primera selecci贸n, no hay garant铆as de que el periodo de pr谩cticas d茅 acceso a la condici贸n de funcionario sino que el sistema actual, el de oposiciones no se pone en tela de juicio. Una doble selecci贸n que no existe en los pa铆ses de nuestro entorno.
8. El gran olvidado es el profesorado interino. M谩s de la cuarta parte de los docentes son interinos. La 煤nica menci贸n que el libro blanco hace es a su gran n煤mero pero ni una palabra sobre c贸mo estabilizarlos en el empleo. Este crecimiento exponencial del profesorado precario se ha producido por los recortes y el inter茅s en continuar con un ERE gigantesco que ha eliminado miles de puestos docentes estables a trav茅s de las jubilaciones sin que se hayan repuesto ni una m铆nima parte de los mismas. Parece que a este profesorado se le condena al olvido y la expulsi贸n del sistema p煤blico de educaci贸n.
Estas son algunas de las reflexiones tras una primera lectura del llamado libro blanco. Se trata de propuestas realizadas sin tener cuenta al profesorado, ni a las circunstancias en las que desempe帽a su labor. Pretender abordar un debate educativo para supuestamente mejorar la ense帽anza sin contar con sus principales protagonistas. Es, por tanto, una iniciativa que nace muerta. Tras las elecciones, se deben revertir los recortes, recuperar la inversi贸n en la educaci贸n p煤blica, plantearse mejora de las condiciones en las que los docentes trabajan, garantizar una ense帽anza p煤blica de calidad para todos y todas. La propuesta de Marina, lamentablemente, va en sentido contrario a lo que la inmensa mayor铆a esperamos.
Uvi茅u, 9 de diciembre de 2015

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)