21 de junio – Día Internacional de la Educación No Sexista

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)

Cuando hablamos de educación no sexista nos referimos a la consciencia profunda en la práctica educativa de una formación en igualdad de género y de derechos para todas las personas, con independencia de su credo, edad, clase social, cultura, identidad de género u orientación sexual, lengua y condición.

Una educación no sexista ofrece una serie de beneficios tanto para los individuos como para la sociedad en su conjunto. Algunos de estos beneficios incluyen:

Igualdad de oportunidades: al romper con los estereotipos de género, se abre el camino para que todos los niños y niñas puedan perseguir sus intereses y metas sin limitaciones basadas en su género. Esto permite que cada individuo tenga igualdad de oportunidades para desarrollar su potencial y alcanzar el éxito personal y profesional.

Construcción de relaciones saludables: la educación No Sexista fomenta el respeto mutuo, la empatía y la comunicación efectiva entre los géneros. Al eliminar los roles de género restrictivos, se promueve la construcción de relaciones basadas en la igualdad y el entendimiento, lo que a su vez contribuye a reducir la violencia de género y promover la convivencia pacífica.

Mayor diversidad y creatividad: al permitir que todos los niños y niñas exploren sus intereses y talentos sin restricciones de género, se fomenta la diversidad y la creatividad en diferentes áreas como la ciencia, el arte, la tecnología y el deporte. Esto enriquece a la sociedad al aprovechar todo el potencial humano y romper con las barreras que limitan el desarrollo individual y colectivo.

Prevención de la discriminación y estereotipos: la educación no sexista desafía los estereotipos y prejuicios de género arraigados en la sociedad. Al educar a los niños y niñas en la igualdad, se contribuye a prevenir la discriminación basada en el género, así como a erradicar los estereotipos dañinos que perpetúan la desigualdad.

Empoderamiento y autoestima: al enseñar a los niños y niñas que son valiosos y capaces sin importar su género, se fortalece su autoestima y se promueve su empoderamiento. Esto les brinda las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos de la vida y luchar por la igualdad en su entorno.

Para lograr una Educación No Sexista es importante revisar las prácticas educativas, tanto en los contextos escolares, como fuera de ellos, para favorecer a todos y a todas las integrantes de las comunidades educativas y de la sociedad.

Para promover una Educación No Sexista es necesario:

  • Asegurar la igualdad de acceso a la educación para las mujeres de todas las edades.
  • Erradicar el analfabetismo, asegurando el acceso universal de las niñas a la educación básica.
  • Aumentar el acceso de las mujeres a la formación profesional y crear programas educativos para mujeres desempleadas.
  • Velar para que las instituciones educativas respeten los derechos de las mujeres y niñas.
  • Promover una educación no discriminatoria.
  • Elaborar currículos y libros didácticos libres de estereotipos y con lenguaje incluyente para todos los niveles de enseñanza, incluyendo la formación de personal docente.

Es importante destacar que la educación es clave en la formación de una sociedad libre de discriminación, violencia y estereotipos de género; porque las instituciones educativas aún producen y reproducen desigualdades de género y estereotipos; y porque tenemos la responsabilidad, y la obligación, de avanzar hacia una educación con perspectiva de género, que fomente relaciones sanas entre mujeres y hombres.

Secretaría de la Muyer de  SUATEA

Organización de Mujeres de la CI 

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)