Día Internacional de les y los Docentes 

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)

El 5 d’ochobre celébrase tolos años el Día Mundial de los y les Docentes dende l’añu 1994. Conmemórase, d’esta manera, l’aniversariu de la Soscripción de la Recomendación de la OIT y la UNESCO relativa a la situación del Personal Docente (1966). 

A lo llargo de la historia, les docentes pasáronlo mal pola vida tan dura que llevaron, en centros allugaos n’edificios vieyos, pueblos fuera mano, con poco material, amás de la persecución que sufrieron a cuenta rexímenes que, saben bien qu’un pueblu cultu ye más difícil d’engañar, perseguíen a quien se dedicaba a enseñar (lo que se conoz como “xenocidiu de los maestros” de la dictadura franquista nun nos queda tan lloñe históricamente). Pero la vocación de les docentes sirvió pa que les aules volviérense sitios agradables pa enseñar y deprender. Arreblagar tantos pilancos dio-yos la oportunidá de tener un trabayu pago y, poro, una independencia económica. A pesar de tooo, les docentes siguieron cola crianza y la xera de casa. Munchos años, la enseñanza na infancia consideróse como una prolongación de la maternidá. Esti argumentu bien podía ser la base del orixe de la feminización de la docencia. Otres teoríes, sin embargo, fundaméntense en facer de menos la profesión por parte del varón, al tar rellacionada col ámbitu social, principalmente na educación.

En 1857, la “Llei Moyano” contempló, por primer vez n’España, el derechu de les neñes a una educación formal diferenciada por sexos. La República sí que dignificó a les docentes, porque valoróles y potenció’l so trabayu, la creatividá y la imaxinación. Amás, les maestres demostraron preocupase por dar una formación afayaiza a les escolines, que nun había entóncenes. D’otramanera, la entrada de la muyer na universidá permtió algamar un status social que nun nos podíemos nin figurar hai más d’un sieglu. Dempués de la dómina de los 70, el númberu de muyeres docentes medró y fueron a adaptase a la metodoloxía nuevo y a los retos que pide la sociedá agora, marcada pola globalización, la inmigración, la educación en valores o’l feminismu. Según l’últimu informe del INE del 2021, el 67,2% de docentes son muyeres. Fontes como les del Régime Xeneral Non Universitariu indiquen qu’elles lleguen al 72,4%. La presencia mayor de muyeres ye na Educación Infantil y llega a un  97,6%, mentres nes enseñances deportives el porcentaxe ye del 15,6%. Son datos que confirmen que, anque la muyer participa cada vez más en campu deportivu, tovía nun hubo una equiparación col home. Na enseñanza Universitaria esta cifra llega hasta’l 43,3%.

La docencia tien que facese con propiedá, humildá, voluntá y compromisu pa que’l procesu d’enseñanza-aprendizaxe seya un éxitu y sirva a la formación autorreflexiva de toles persones cola intención de crear sociedaes más xustes. La profesión docente ha dignificase, por eso ye necesario invertir na educación pública para garantir los principios de llibertá, igualdá, solidariedá, accesibilidá, respetu y non discriminación. Llograr una educación de calidá ye xera de toes y tods. La docencia ye la ferramienta pal cambéu social. N’esti día, 5 d’ochobre, nun esiximos namás respetu pa la profesión docente, tamién pidimos a los gobiernos que trabayen pa que la educación seya un derechu para toles neñes y neños del mundu.

Día Internacional de les y los Docentes 

El 5 d’ochobre celébrase tolos años el Día Mundial de los y les Docentes dende l’añu 1994. Conmemórase, d’esta manera, l’aniversariu de la Soscripción de la Recomendación de la OIT y la UNESCO relativa a la situación del Personal Docente (1966). 

A lo llargo de la historia, les docentes pasáronlo mal pola vida tan dura que llevaron, en centros allugaos n’edificios vieyos, pueblos fuera mano, con poco material, amás de la persecución que sufrieron a cuenta rexímenes que, saben bien qu’un pueblu cultu ye más difícil d’engañar, perseguíen a quien se dedicaba a enseñar (lo que se conoz como “xenocidiu de los maestros” de la dictadura franquista nun nos queda tan lloñe históricamente). Pero la vocación de les docentes sirvió pa que les aules volviérense sitios agradables pa enseñar y deprender. Arreblagar tantos pilancos dio-yos la oportunidá de tener un trabayu pago y, poro, una independencia económica. A pesar de tooo, les docentes siguieron cola crianza y la xera de casa. Munchos años, la enseñanza na infancia consideróse como una prolongación de la maternidá. Esti argumentu bien podía ser la base del orixe de la feminización de la docencia. Otres teoríes, sin embargo, fundaméntense en facer de menos la profesión por parte del varón, al tar rellacionada col ámbitu social, principalmente na educación.

En 1857, la “Llei Moyano” contempló, por primer vez n’España, el derechu de les neñes a una educación formal diferenciada por sexos. La República sí que dignificó a les docentes, porque valoróles y potenció’l so trabayu, la creatividá y la imaxinación. Amás, les maestres demostraron preocupase por dar una formación afayaiza a les escolines, que nun había entóncenes. D’otramanera, la entrada de la muyer na universidá permtió algamar un status social que nun nos podíemos nin figurar hai más d’un sieglu. Dempués de la dómina de los 70, el númberu de muyeres docentes medró y fueron a adaptase a la metodoloxía nuevo y a los retos que pide la sociedá agora, marcada pola globalización, la inmigración, la educación en valores o’l feminismu. Según l’últimu informe del INE del 2021, el 67,2% de docentes son muyeres. Fontes como les del Régime Xeneral Non Universitariu indiquen qu’elles lleguen al 72,4%. La presencia mayor de muyeres ye na Educación Infantil y llega a un  97,6%, mentres nes enseñances deportives el porcentaxe ye del 15,6%. Son datos que confirmen que, anque la muyer participa cada vez más en campu deportivu, tovía nun hubo una equiparación col home. Na enseñanza Universitaria esta cifra llega hasta’l 43,3%.

La docencia tien que facese con propiedá, humildá, voluntá y compromisu pa que’l procesu d’enseñanza-aprendizaxe seya un éxitu y sirva a la formación autorreflexiva de toles persones cola intención de crear sociedaes más xustes. La profesión docente ha dignificase, por eso ye necesario invertir na educación pública para garantir los principios de llibertá, igualdá, solidariedá, accesibilidá, respetu y non discriminación. Llograr una educación de calidá ye xera de toes y tods. La docencia ye la ferramienta pal cambéu social. N’esti día, 5 d’ochobre, nun esiximos namás respetu pa la profesión docente, tamién pidimos a los gobiernos que trabayen pa que la educación seya un derechu para toles neñes y neños del mundu.

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)