Home > Comunicaos > ¿Por qué quedamos docentes que nun queremos axuntamos a la evaluación docente?

¿Por qué quedamos docentes que nun queremos axuntamos a la evaluación docente?

premiu

¿POR QUÉ QUEDAMOS DOCENTES QUE NUN QUEREMOS XUNTANOS A LA EVALUACIÓN DOCENTE Y LOS SOS INCENTIVOS?

 Llevamos años de retrocesu nos servicios públicos y la enseñanza ye unu de los más afectaos polos retayos. Les polítiques educatives que vivimos nestos momentos tán beneficiando a los centros privaos y acolúmbrense claramente les intenciones mercantilistes que busquen la privatización de lo público y la so conversión en negociu cola aplicación sostenida de polítiques neolliberales qu’avancen incansablemente pa consiguilo. Tamién vemos cómo los retayos afectaron a les condiciones llaborales del profesoráu, por eso llevamos años de reivindicación y movilizaciones para recuperales. Nesti contestu, igual que con anterioridá a él, hai un grupu de profesoráu que nun se xuntó a la evaluación docente. Un grupu que caltién la so posición crítica, el so derechu a disentir y a caltener una posición ética de compromisu cola enseñanza pública pese al agraviu económicu, yá que nun hai diferencia ente’l trabayu que desenvolvemos y el que realicen el restu de compañeros nos nuesos centros.

La Llei d’Evaluación Docente supunxo, na so nacencia, una flagrante discriminación ente distintos colectivos docentes: el funcionariáu interino taba escluyío, igual qu’aquel funcionariáu de carrera con menos de cinco años de serviciu n’Asturies (faciendo de menos los años de serviciu dedicaos n’otres CCAA). Cobrábase distinto faciendo’l mesmu trabayu, situación que se sigue dando colos que siguimos “ensin entrar pel aru”

Los denominaos “non firmantes” defendemos la necesidá de caltener equipos de trabayu docente, basaos na cooperación y la solidaridá, que desenvuelvan ya implementen la innovación frente al establecimientu d’una competitividá fomentada por incentivos a la productividá (verdaderu espíritu del incentivu a la evaluación) que les pon en peligru. Nun aceptamos la individualización de les relaciones llaborales (y lo que se cobra ye una d’elles, y de les más importantes), yá que la capacidá de la negociación colectiva ye imprescindible en cualquier Alministración pública si nun queremos que la división acabe por afectar al restu de derechos que como trabayadores de la enseñanza llogremos algamar a lo llargo los años.

Somos los docentes col salariu más baxu de tol Estáu español, tenemos derechu a una meyor considerancia per parte de la nuesa Alministración, que, a lo menos tendría d’oldeanos a la media estatal. El dineru que se cobra cola evaluación docente nun puede ser considerao una xubida salarial “encubierta” (como se declaró en dalguna ocasión). Nun ye aceptable qu’esti “premiu condicionáu” que nun puede ser consolidáu, que nun se tien en cuenta na base de cotización pa determinar la paga de la xubilación, valga d’escusa pa salvar la fienda salarial que nos dixebra del restu de docentes del estáu. Nun ye aceptable que se pierda’l derechu a cobrar el suplementu por tar enfermu; o que les condiciones que s’esixen vaigan endurecer y dexen fuera a profesoráu críticu colos equipos directivos (de los que depende la so evaluación positiva pal cobru); o qu’otra vez s’emplegue pa marxinar a otros grupos de docentes desafortunaos.

A lo último, cuestionamos directamente l’oxetu d’esa evaluación: remunerar con un incentivu económicu al personal que nel desempeñu del so trabayu supere unos requisitos recoyíos nun cuestionariu. Esto supón instaurar una vara pa midir la función docente con una gran carga de suxetividá y peligrosidá pal futuru. Oponémonos a ello y reivindicamos una xuba salarial real, llinial ya igual pa tol mundu.

Too ello, por coherencia, llévanos a siguir negándonos a participar d’esa pantomima. Los “non firmantes” esistimos y nun queremos que’l silenciu tape la nuesa lexítima y argumentada posición crítica.

El Secretariáu de SUATEA

Uviéu 25  mayu de 2018

Esta entrada tamién se puede consultar en: Castellanu