Suspenso a la Consejería de Educación

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)

Cuando se pensaba que el proceso de oposiciones que “ha sufrido” el Cuerpo de Maestros no podía ser peor, hoy nos hemos encontrado con uno más de los múltiples errores que la Consejería ha cometido:

Desde la convocatoria de oposiciones realizada “deprisa y corriendo”, no sabemos si para colgarse la medalla de ser los primeros en convocar en todo el territorio nacional, que como no, hubo de llevar a una corrección de errores que supuso también el periodo más largo de la historia para poder inscribirse al proceso con el consiguiente “efecto llamada”, hasta el día de hoy en el que se publican unos listados de personas opositoras aptas con una aplicación de la fase de concurso equivocada.

A este proceso hemos de sumar el “maltrato” a los y las componentes de tribunales que han tenido que dedicar muchas horas de formación, unos tiempos ajustados que no permiten ver a todas las personas que opositan con el tiempo suficiente, con unas rúbricas que conocen no más de 15 minutos antes de ver a la primera persona aspirante, y que han tenido que sumar al estrés del fin de curso (pendientes de aplicación de nuevos decretos) una cantidad de horas ingentes al proceso selectivo.

De la misma manera llegan las personas opositoras a las que la Consejería trata como números, que pone y quita a su antojo, que ven bailar sus baremos incorrectos una y otra vez, que deben realizar alegaciones cuando realmente tienen que estar centradas en un proceso tan duro y  que además ven en algunos casos modificaciones en las plazas asignadas por tribunales que se mueven de un lado a otro sin mucho fundamento matemático, y que podrían haberse solucionado de forma sencilla con una nota de corrección de errores publicada en educastur.

Pero ese parece que no es el estilo de la Consejería, el rectificar errores y salir a dar la cara pidiendo disculpas, tal y como acaba de suceder con la publicación de las listas definitivas del proceso selectivo.

Exigimos a la Consejería que tome las medidas oportunas para que tal cúmulo de despropósitos no vuelva a ocurrir, que escuche y acepte algunas de las múltiples propuestas que año tras año desde SUATEA presentadas al inicio de curso para mejorar el proceso selectivo.

Creemos necesario que la Consejera de las explicaciones pertinentes y pida la disculpas a todas las personas que se han visto afectadas por este desastroso proceso.

Se nos exige unas competencias y saberes que parecen inexistentes en nuestra propia Consejería, en definitiva la Consejería de Educación no supera el 25%.

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)