Home > Comunicados > SUATEA frente a la última campaña de HazteOír

SUATEA frente a la última campaña de HazteOír

Educar vs adoctrinar

La pasada semana diversos centros de enseñanza asturianos recibieron el material enviado por la asociación integrista Hazte Oír en los que se presenta su campaña de supuesta protección a los menores de la campaña de “adoctrinamiento en ideología de género”. Con anterioridad, algunos medios de comunicación se habían hecho eco de la misma y señalaban que, en su documentación HO denuncia que, en el caso asturiano, existen centros en los que se imparten charlas, talleres y cursos a cargo de organizaciones LGTBI

En SUATEA hemos recibido diversas llamadas en las que se nos preguntaban cuestiones sobre la orientación de dichos materiales y su dudoso encaje dentro de la actual legalidad educativa. Por todo esto, creemos que debemos hacer una serie de reflexiones al respecto.

La documentación de HO insta a las familias a solicitar un “Pin parental” que literalmente dicen “garantiza a los padres el derecho a educar a sus hijos sin adoctrinamiento afectivo-sexual en las aulas”, también hablan de “adoctrinamiento de género”. Ante esta injerencia y ataque a la enseñanza por parte de elementos reaccionarios de la extrema derecha, parece que les tenemos que recordar varias cuestiones: La educación para la igualdad y para el respeto a la diversidad es obligatoria por ley, hay varias leyes orgánicas de obligado cumplimiento a nivel estatal que así lo estipulan:

  • Ley orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.
  • Ley orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.
  • Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

Además de estas leyes estatales, el profesorado también se debe a la obligatoriedad de educar para la igualdad y para el respeto a la diversidad en Asturias: Ley del Principado de Asturias 2/2011, de 11 de marzo, para la igualdad de mujeres y hombres y la erradicación de la violencia de género.

Por lo tanto, nuestro deber como docentes es cumplir las leyes que directamente nos obligan en un Estado de Derecho y no estar al albur de lo que opinen las familias, como propone esta asociación, para hacer un currículo a medida de su ideología que, además de ignorar las leyes parece que instan a incumplirlas.

  1. La educación para la igualdad y para el respeto a la diversidad no significa adoctrinar. De hecho, huye precisamente del adoctrinamiento al que nos tienen acostumbrados y acostumbradas otros sectores sociales y religiosos. Hazte Oír quizá no entiende bien la palabra “adoctrinar”, que significa exponer una doctrina para ganar adeptos y se caracteriza por presentar un solo camino posible en la vida y todo lo que se salga del caminito marcado o está mal o es pecado. Por el contrario, “educar” supone enseñar que en la vida hay multitud de caminos diferentes para ser una persona democrática, igualitaria y justa y se pretende que sea el alumnado el que, con espíritu crítico, decida su propio camino a seguir, siempre con el objetivo de mejorar esta sociedad que tiene tantas carencias.

En la Escuela Pública no tenemos catecismos, ni existe el infierno (bueno sí, el infierno de los recortes que obstaculizan nuestra labor). La Escuela Pública educa para la convivencia y para la democracia. Quienes hablan de que adoctrinamos en “ideología de género” tienen la intención de sembrar el miedo entre el profesorado y el alumnado. Les aconsejamos que lean un poco antes de escribir panfletos.

  • Una parte de nuestro alumnado tiene, en la Escuela Pública, la única oportunidad de escuchar mensajes a favor de la igualdad entre hombres y mujeres y a favor del respeto a todas las personas, sin importar su condición de nacimiento ni su evolución en la vida. Por lo tanto, la Escuela Pública realiza una labor encomiable de equilibrio en esta sociedad en la que la educación familiar en algunos casos o bien brilla por su ausencia o bien se fundamenta en preceptos alejados de la democracia y de la Declaración de los Derechos Humanos.

Sabemos que estos grupos reaccionarios son una minoría, pero por lo visto tienen todos los medios económicos (de los que, por cierto, carece la Escuela Pública) para extender su mensaje de odio a todos los lugares. Ya antes lo intentaron con la campaña contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Su estrategia, como siempre hace la ultraderecha, es sembrar la inseguridad y el miedo en el profesorado para que no atreva a hacer realidad la educación para la igualdad y para el respeto a la diversidad. Provocan miedo para paralizar la enseñanza en los valores universales que marcan los organismos internacionales, las personas expertas en educación y nuestras propias leyes.

Por eso, desde SUATEA, pedimos a las autoridades educativas que den instrucciones para que se retiren de manera urgente esos panfletos de los centros educativos públicos asturianos. La Escuela Pública es la balanza que equilibra un mundo desigual, es una ventana al futuro, no al pasado, es el foro donde nuestro alumnado aprende a ser persona del siglo XXI.

Nuestra escuela seguirá trabajando contra la homofobia, contra la transfobia, contra las discriminaciones por género. Nuestra escuela seguirá enseñando espíritu crítico, democracia, igualdad y respeto. Basta ya de panfletos llenos de oscurantismo y ataque a nuestras leyes.

                                                                                              Uviéu/ Oviedo 30 de septiembre 2019

ar

La semana pasada  dellos diversos centros d’enseñanza asturianos recibieron el material unviáu pola asociación integrista HazteOír nos que se presenta la so campaña de supuesta protección a los menores de la campaña «d’adoctrinamientu n’ideoloxía de xéneru”. Con anterioridá, dellos medios de comunicación fixérense ecu d’ella y señalaben que, na so documentación, HO denuncia que, nel casu asturianu, esisten centros nos que s’imparten charres, talleres y cursos  al cargu d’organizaciones LGTBI

En SUATEA recibimos diverses llamaes nes que se nos entrugaben cuestiones sobre la orientación de dichos materiales y el so dudosu encaxe dientro de l’actual llegalidá educativa. Por too esto, creemos que tenemos de facer una serie de reflexones al respective.

La documentación de HO encamienta a les families a solicitar un “Pin parental” que lliteralmente dicen “garantiza a los padres el derechu a educar a los sos fíos ensin adoctrinamientu afeutivu-sexual nes aules”, tamién falen “d’adoctrinamiento de xéneru”. Énte esta inxerencia y ataque a la enseñanza per parte d’elementos reaccionarios de la estrema derecha, paez que-yos tenemos que recordar delles cuestiones: La educación pa la igualdá y pal respetu a la diversidá ye obligatoria por llei, hai delles lleis orgániques d’obligáu cumplimientu a nivel estatal qu’asina lo axusten:

•             Llei orgánica 1/2004, de 28 d’avientu, de Midíes de Protección Integral contra la Violencia de Xéneru.

•             Llei orgánica 3/2007, de 22 de marzu, pa la igualdá efectiva de muyeres y homes.

•             Llei Orgánica 8/2013, de 9 d’avientu, pa la meyora de la calidá educativa.

Amás d’estes lleis estatales, el profesoráu tamién se debe a la obligatoriedá d’educar pa la igualdá y pal respetu a la diversidá n’Asturies: Llei del Principáu d’Asturies 2/2011, de 11 de marzu, pa la igualdá de muyeres y homes y al desaniciu de la violencia de xéneru.

Polo tanto, el nuesu deber como docentes ye cumplir les lleis que directamente nos obliguen, como docentes nun Estáu de Derechu, tar a espenses de lo qu’opinen les families, como propón esta asociación, pa facer un currículu a midida de la so ideoloxía que, amás d’ignorar les lleis paez qu’encamienten a incumpliles.

  1. La educación pa la igualdá y pal respetu a la diversidá nun significa adoctrinar. De fechu, fuxe precisamente del adoctrinamientu al que nos tienen avezaos y avezaes otros sectores sociales y relixosos. HazteOír quiciabes nun entiende bien la palabra “adoctrinar”, que significa esponer una doctrina pa ganar adeptos y caracterízase por presentar un solu camín posible na vida y tolo que se sala del caminín marcáu o ta mal o ye pecáu. Al contrario, “educar” supón enseñar que na vida hai bayura de caminos distintos pa ser una persona democrática, igualitaria y xusta y preténdese que sía l’alumnáu’l quien, con espíritu críticu, decida’l so propiu camín a siguir, siempres  coles mires d’ameyorar esta sociedá que tien tantes faltes.

Na Escuela Pública nun tenemos catecismos, nin esiste l’infiernu (bonu sí, l’infiernu de los retayos qu’atrabanquen el nuesu llabor). La Escuela Pública educa pa la convivencia y pa la democracia. Quien falen de qu’adoctrinamos en “ideoloxía de xéneru” tienen la intención de semar el mieu ente’l profesoráu y l’alumnáu. Aconseyámos-yos que llean un poco primero de escribir panfletos.

2-            Una parte del nuesu alumnáu tien, na Escuela Pública, la única oportunidá d’escuchar mensaxes a favor de la igualdá ente homes y muyeres y a favor del respetu a toles persones, ensin importar la so condición de nacencia nin la so evolución na vida. Poro, la Escuela Pública realiza un llabor ponderatible d’equilibriu nesta sociedá na que la educación familiar en dellos casos o bien relluma pola so ausencia o bien s’enconta en preceutos alloñaos de la democracia y de la Declaración de los Derechos Humanos.

Sabemos qu’estos grupos reaccionarios son una minoría, pero polo visto tienen tolos medios económicos (de los que, precisamente anda escosa la Escuela Pública) pa estender el so mensaxe d’odiu a tolos llugares. Yá lo intentaron primero cola campaña contra l’asignatura d’Educación pa la Ciudadanía. La so estratexa, como siempres fai la ultraderecha, ye semar la inseguridá y el mieu nel profesoráu pa que nun atreva a facer realidá la educación pa la igualdá y pal respetu a la diversidá. Provoquen mieu pa paralizar la enseñanza nos valores universales que marquen los organismos internacionales, les persones espertes n’educación y nueses mesmes lleis.

Por eso, dende SUATEA, pidimos a les autoridaes educatives que dean instrucciones pa que se retiren de manera urxente esos panfletos de los centros educativos públicos asturianos. La Escuela Pública ye la balanza que permedia un mundu desigual, ye una ventana al futuru, non al pasáu, ye’l foru onde’l nuesu alumnáu apriende a ser persona del sieglu XXI.

La nuesa escuela va siguir trabayando contra la homofobia, contra la tresfobia, contra les discriminaciones por xéneru. La nuesa escuela va siguir enseñando espíritu críticu, democracia, igualdá y respetu. Yá ta bien de panfletos llenos d’oscurantismu y ataque a les nueses lleis.      

Uviéu/ Uviéu 30 de setiembre 2019

Esta entrada también está disponible en: Asturiano


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4344

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4344