Inicio > Centros > Recortes disfrazados de inclusión educativa

Recortes disfrazados de inclusión educativa

RECORTES DISFRAZADOS DE INCLUSIÓN EDUCATIVA

En la Circular de Inicio de Curso 2018-2019 se incluye un nuevo apartado que regula el horario del profesorado de las especialidades de Pedagogía Terapéutica y de Audición y Lenguaje. En una Comunidad sin Decreto de Atención a la Diversidad, la autonomía pedagógica del personal especialista de AL y PT se cercena a golpe de circular, menospreciando el criterio profesional de quienes trabajan directamente con el alumnado. La planificación de los apoyos en cuanto a tiempos y espacios queda limitada al establecerse “con carácter general” la docencia individual a cinco horas semanales, salvo en aquellos casos en que, excepcionalmente, la Consejería de Educación y Cultura haya autorizado un apoyo intensivo. La minuciosa composición de los horarios de PT y AL se hace teniendo en cuenta múltiples factores de carácter personal (como el perfil sensorial, entre otros) y ambiental (número total de alumnado del centro, ratios, calidad de la convivencia, cohesión del grupo de referencia, nivel de formación o especialización de todo el profesorado en metodologías que fomentan la inclusión, y en metodologías específicas según la diversidad funcional presente en las aulas,…) todo ello con el objetivo de organizar la respuesta educativa que mejor adapte las condiciones del entorno a las características individuales, para que todo el alumnado pueda participar en igualdad de condiciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Sin duda, las nuevas instrucciones son alarmantes: veinte de las veinticinco horas que componen el horario lectivo de la Educación Infantil y Primaria “se asignarán a la atención en pequeño grupo o a la docencia compartida, fomentando gradualmente esta última opción”. Suena a inclusión, pero no lo es. Por un lado, se equiparan las especialidades de Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje como si la intervención de ambos profesionales tuviese las mismas características y pudiera llevarse a cabo siempre en las condiciones de pequeño grupo o docencia, la inclusión no es eso. Por otro lado, en el momento en que, desde uno de los primeros párrafos del mismo apartado, se contempla el apoyo en grupo dentro o fuera del aula, manteniendo la posibilidad de sacar al alumnado del aula de referencia, se destapa la estafa: claro que podemos separar al alumnado, siempre y cuando lo haga acompañado de otras niñas u otros niños que también estén en posesión del pertinente “salvoconducto” (léase “etiquetado” o “diagnóstico”).  De esta manera, incrementando el número de alumnos y alumnas por cada sesión/hora, se rentabilizan al máximo los recursos personales. Una vez más, la Administración impone el criterio económico en detrimento de la calidad, de la equidad y de la inclusión educativas. De sobra saben nuestros responsables políticos, que la docencia compartida, cuya responsabilidad parecen encomendar exclusivamente al profesorado de PT y AL, exige horas y horas de coordinación con el resto del profesorado de otras especialidades, para poder confeccionar una programación en base a un diseño universal que permita una inclusión verdadera, y no esos trampantojos, de sobra conocidos, en los que docentes y discentes sólo comparten el espacio físico del aula. No podemos engañar a las familias con una pátina de progreso basada en la “palabrería” con la que están vaciando de contenido el término “inclusión”.

Desde SUATEA exigimos la puesta en marcha de las medidas realmente necesarias para ofrecer una Atención a la Diversidad de calidad:

  • Reducir las ratios profesorado/alumnado.
  • Proporcionar los recursos personales con los perfiles profesionales necesarios para llevar a cabo docencias compartidas en todas las unidades que así lo precisen.
  • Retirar inmediatamente las condiciones impuestas al personal especialista en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje para la elaboración de horarios en la Circular de Inicio de Curso 2018-2019 para los centros docentes públicos, respetando la autonomía pedagógica y el criterio profesional del personal de los Departamentos y de las Unidades de Orientación para decidir el reparto horario más conveniente.

 

Uviéu 10 de setiembre de 2018

Secretariáu de SUATEA

Esta entrada también está disponible en: Asturiano