Logo 2021

Nota de prensa: Proceso de estabilización

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)

En la mañana del jueves 19 de mayo, se ha hecho público finalmente el resultado de las negociaciones mantenidas en la Mesa General de Función Pública sobre la oferta de empleo y el proceso de estabilización del personal interino.  Desde SUATEA tenemos que señalar nuestra profunda decepción por el resultado final del proceso. Ya dijimos en su momento, que no era lo que vinimos reclamando con ahínco durante los últimos años. Siempre quisimos estabilizar a las personas y no las plazas pero, del mismo modo, señalamos que este proceso de estabilización era una puerta abierta para poder fijar a una parte sustancial de la plantilla, empezando por quienes llevan padeciendo el abuso de contratación precaria durante años, cuando no décadas.

Nuestro empeño durante el último período logró romper Acuerdos como el Icetazo, obligó a volver a negociar el proceso en el Parlamento antes de convertirse en Ley. Pero la concreción de todo esto se ha venido dilucidando en cada comunidad autónoma, dando finalmente resultados totalmente dispares si se comparan las plazas que se van a convocar.  En el caso de Asturias, nos encontramos con unos sindicatos del ámbito docente que nunca apostaron por la estabilización del personal interino a través del concurso de Méritos. Empeñados en que la única vía es la oposición, al final, nos encontramos con una mísera reserva de 234 plazas para concurso de Méritos y 1328 para el concurso-oposición, que se corresponden con las plazas que la propia Consejería no convocó en oposiciones anteriores.  Un dato sorprendente si los comparamos con los que salen del ámbito sanitario donde 4463 plazas son para Méritos y 307 para el concurso oposición.

Durante todo este tiempo, la Consejería ha jugado un papel nefasto. Haciendo dejación de sus funciones no ha hecho un mínimo esfuerzo por convocar una Mesa Sectorial en la que negociar las oposiciones en el ámbito de Enseñanza. En su lugar, suplantando la negociación, se procedió a crear una comisión técnica en la Mesa General que les permitía esquivar la presencia de SUATEA, única organización sindical dispuesta a defender un proceso de estabilización diferente. Lo llaman democracia pero no lo es. Se trata de maniobras típicas de burócratas.

Desde SUATEA, tras realizar una búsqueda en las dos primeras convocatorias de interinidad de los cursos 15/16  hasta el 20/21, hemos encontrado 317 plazas que, según la disposición adicional sexta (plazas vacantes que se repiten en el mismo centro año tras año desde antes de 2016), deben ir al concurso de méritos, frente a las 125 ofrecidas por la Administración para cumplir los requerimientos de dicha disposición. A estas, hay que sumar las que vienen de la disposición adicional octava (plazas de naturaleza estructural ocupadas por personal interino desde antes de 2016) que, según los datos que han salido a la luz en la última negociación, parece ser que han quedado en 109. Esta es una cifra ridícula cuando, solo sumando las especialidades de filosofía, geografía e historia, y maestros de educación física, ya prácticamente llegamos a esa cifra (83). Según estimaciones de SUATEA, el número de plazas a estabilizar por concurso como consecuencia de la disposición octava no es inferior a 700. Por tanto, para el concurso de méritos deberían ofertarse no menos de 1 000 plazas (sumando las 317 de la disposición sexta con las no menos de 700 de la octava), frente a las 234 que ofrece la Administración. Por otro lado, para cumplir el requisito de reducir la interinidad por debajo del 8%, habría que sacar, al menos otras 600 plazas para el concurso-oposición. Y todo ello si simplemente se pretende llegar al 8% de interinidad, con el riesgo de que, con la jubilación de profesores de la generación del baby boom, en menos de 2 años ya podamos haber duplicado ese 8%. Para garantizar, tal como la propia ley se autoimpone, que nunca se supere ese 8% de interinidad, hay que sacar a concurso-oposición, como mínimo, otras 1 300. Hablamos de una oferta de 2300 plazas, 1000 a concurso y 1 300 a concurso-oposición, frente a la pírrica oferta de 1562 plazas en total (234 a concurso y 1328 a oposición). A estas, todavía faltaría sumar las correspondientes a la tasa de reposición (las que compensen las jubilación que se van generando), que irían a concurso-oposición mediante el proceso ordinario.

En definitiva, estamos ante una Oferta de Empleo de en torno a 8500 plazas, de las que 4700, bien desglosadas irán a Sanidad, 4500 de ellas a Méritos, frente a las 1500 plazas en Enseñanza, de las cuales 234 son reservadas para Méritos. Sin duda alguna, llama la atención esa fuerte desproporción, máxime si comparamos las plantillas autonómicas de ambos sectores, bastante parejas. No deja de resultar sorprendente la defensa de puestos que hacen unos sindicatos en el ámbito sanitario, frente a actitud desdeñosa en el sector docente.

Ante esta situación, algo se supone que debería decir la Consejería en su descargo ante lo que parece una falta manifiesta de atención al proceso de estabilización y su poca voluntad de defender su peso político y su significado dentro de un proyecto que se reclama de izquierda.

Estado de convocatorias autonómicas hasta el momento:

El Secretariado de SUATEA

Oviedo, 19 de mayo de 2022

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Asturianu (Asturiano)