Inicio > Centros > Boicot a las reválidas

Boicot a las reválidas

La Consejería de Educación pretende realizar lesreválidesde 6º  de Primaria y 4º de ESO a pesar de que ya no son obligatorias.

El portal Educastur publicaba el lunes 8 la normativa para realizar lesreválidesde 6º de Primaria y 4º de la ESO en un tercio de los centros educativos asturianos. Estes“Evaluaciones de diagnóstico”, según lesdenomina la Consejería, durarán dos díesy se realizarán el 23 y 24 de mayo.

La terminología empleada, evaluación de diagnóstico, no es sino un intento de  la Consejería de Educación de disfrazar la realidad: la realidáes que el MEC treslesenormes movilizaciones contra la LOMCE y sus reválidesparalizó su implantación mediante un Real Decreto que dejaba en manos de lesConsejeríesla posibilidáy lesmodalidades de realización de unespruebas, que ya no son censales ni obligatorias.

Ya el curso pasado, mientresen otrescomunidades se solventaba la papeleta realizando el profesoráuun informe sin necesidáde someter al alumnáual estrés de una batería de exámenes inútiles y costosos, el Consejero Genaro Alonso se decantó en Asturies por someter a todo el alumnáuque acababa Primaria a una reválida cuyos resultados se conocieron muchos meses después y que han tenido nula utilidad.

Este curso la Consejería ha puesto en marcha un nuevo invento: dividir en tres bloques los centros educativos asturianos y designar así a quienes este año- supuestamente el resto de los centros se examinarán en los dos siguientes cursos- deberán pasar también por un trámite inútil, que ni es obligatorio ni tiene consecuencia alguna en la titulación del alumnado: lesreválidesde 6º de Primaria y 4º de ESO.

Al carácter antipedagógico de unespruebesque fomentan la competitividáen vez de la cooperación, que estresan al alumnáuy devalúan la labor del profesorado, se suma, además, el hecho de que se realizan en un trimestre muy corto sobrecargáude tareesy en unos díesmuy necesarios para desarrollar la actividálectiva normal previa a fin de curso.  Por otra parte, junto con lesreválides– que ocuparán lesdos jornadescompletas- tanto el alumnáucomo lesfamiliesdeberán rellenar por enésima vez en el curso inútiles cuestionarios de contexto  que, si son como los del curso pasado, se inmiscuyen en asuntos propios de cada familia, bordeando la legalidad. Además, se hace aumentando la carga de trabajo del profesoráuy el desconcierto del alumnáuy sus familias. Y todo ello, en un final de curso como este, a lo largo del cuál lesnormativesque afectaban al desarrollo de la vida en los centros fueron cambiando de un día para otro; no es de recibo, pues,  que se vuelva a castigar a la comunidáeducativa aplicando, con exceso de celo, una norma retrógrada, obsoleta y denostada por todos en un número tan eleváude centros.

La Consejería de Educación asturiana quiere aparecer como un aventajáualumno en la aplicación de una ley que sigue mostrando su perversidad. La sociedáasturiana y su comunidáeducativa ven con estupor cómo una vez que el Ministerio aceptó eliminar el carácter obligatorio de lesreválidas, en Asturies se sigue castigando a un tercio de los centros a desarrollar unespruebesde evaluación final de Primaria y ESO (MEC) que la Consejería trata de disfrazar bajo el término  Evaluaciones de diagnóstico. ¿Se pretenden diagnosticar los problemesal final de la etapa cuando ya no tienen remedio?

Lesorganizaciones que participamos en esta rueda de prensa hacemos un llamamiento a lesfamiliesy al alumnáupara que no participen en estesreválidas, carentes de valor académico y no obligatorias, como ya lo han hecho en el ámbito estatal el Sindicato de Estudiantes y otresorganizaciones de la Escuela Pública, que hacen un llamamiento a la “desobediencia civil” de lesfamiliesno llevando a sus hijese hijos al centro los díesde lespruebesy emprendemos una campaña para difundir esta postura en todos los centros educativos y recabar apoyos. Queremos recordar que estespruebesno tienen efectos académicos y que ningún estudiante puede ser sancionáupor no presentarse a lesmismas”

Si rechazamos la LOMCE, ¿cómo no rechazar sus reválidas?

Esta entrada también está disponible en: Asturiano