28 DE SEPTIEMBRE D铆a de Acci贸n Global por los derechos sexuales y reproductivos

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)

DECIDIMOS SOBRE NUESTRA SALUD, NUESTRO CUERPO, NUESTRA VIDA SEXUAL. LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS SON DERECHOS HUMANOS.

 

Un a帽o m谩s la Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical se suma a este d铆a de Acci贸n Global para seguir exigiendo que se cumplan los derechos inherentes a todo ser humano: el derecho a la libertad sexual, a la autonom铆a, integridad y seguridad sexuales del cuerpo, el derecho a la privacidad sexual, el derecho a la equidad sin discriminaciones de g茅nero, orientaci贸n sexual, raza, clase social, religi贸n o limitaci贸n f铆sica. El derecho al placer y a la expresi贸n sexual emocional, el derecho a la libre decisi贸n de contraer matrimonio, o de divorciarse; a la toma de decisiones reproductivas libres y sin coacciones, el derecho a la informaci贸n, a la educaci贸n sexual integral, y a la atenci贸n de la salud sexual.

 

En Espa帽a, cada vez que la legislaci贸n ha tratado de empoderarnos, de devolvernos las riendas de nuestro cuerpo y nuestra vida, otros se han empe帽ado en negarnos tales derechos, poniendo constantemente palos en las ruedas de nuestras conquistas. 聽Con la Ley Org谩nica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupci贸n voluntaria del embarazo, la excusa fue la de la crisis-estafa, que socav贸 los presupuestos sanitarios p煤blicos, vulnerando, con ello, los derechos sexuales y reproductivos. 聽En la actualidad, se mantiene el copago sanitario que dificulta la anticoncepci贸n, especialmente el acceso a los dispositivos intrauterinos e implantes anticonceptivos que, como el preservativo, no est谩n financiados por el Sistema Nacional de Salud. Asimismo, el entonces Ministerio de Sanidad y Pol铆tica Social, con fecha de 29 de septiembre de 2009, modific贸 las condiciones para la dispensa de la p铆ldora postcoital, legalizada en Espa帽a ya desde 2001; condiciones que eliminaban la necesidad de prescripci贸n m茅dica y la limitaci贸n de edad para su adquisici贸n en las farmacias. Sin embargo, no en todas las comunidades se dispensa de forma gratuita a trav茅s de los centros de atenci贸n primaria y planificaci贸n familiar, lo que limita el acceso universal. Si a esto a帽adimos las ocasiones en que, con arreglo a la libertad ideol贸gica y la objeci贸n de conciencia, el personal m茅dico y farmac茅utico puede negarse a disponer o dispensar la PDD, cortes铆a de una sentencia del Tribunal Constitucional del a帽o 2015, comprobamos c贸mo los avances legislativos hacia la igualdad y el empoderamiento de las mujeres tienen que sortear constantes obst谩culos. Conviene recordar aqu铆, que la regulaci贸n de la objeci贸n de conciencia en Espa帽a es contraria al art铆culo 12 de la convenci贸n CEDAW sobre Salud de las Mujeres ya que considera discriminatorio que prevalezca el derecho a la objeci贸n sobre el derecho a la prestaci贸n.

De ese mismo a帽o, 2015, datan las recomendaciones de la ONU al Estado Espa帽ol sobre la eliminaci贸n de los obst谩culos que dificultan el acceso de las mujeres a la Interrupci贸n Voluntaria del Embarazo y, por ende, la obligaci贸n de garantizar su cobertura universal. Recomendaciones que llevan a帽os ignorando, esquivando o cumpliendo cuando no les queda m谩s remedio, bajo la presi贸n constante del movimiento y las organizaciones feministas. A d铆a de hoy sigue siendo pr谩cticamente imposible que

las mujeres puedan abortar en hospitales p煤blicos. La pr谩ctica habitual es que sean derivadas a centros concertados o privados (donde se practican el 90% de las IVEs), que no siempre existen en la misma comunidad aut贸noma de residencia. Una vez m谩s, palos en las ruedas. Y cuando, legalidad obliga, no les queda m谩s remedio que practicar un aborto, las mujeres tienen que soportar, durante d铆as, charlas pro-vida e informaci贸n sobre el embarazo y la maternidad. El aborto voluntario fuera de los plazos y supuestos se帽alados por la ley sigue figurando en el C贸digo Penal, penalizando gravemente a las mujeres y al personal sanitario que lo practica.

La lucha debe continuar. Hay que levantarse en este pa铆s, que sigue siendo machista y conservador, para que los derechos sexuales y reproductivos, como derechos humanos que son, dejen de ser obstaculizados o directamente violados.

 

Por ello, exigimos al gobierno la implantaci贸n obligatoria de unidades IVE en todos los hospitales p煤blicos garantizando la atenci贸n directa a las usuarias. Exigimos la despenalizaci贸n del aborto del C贸digo Penal. Exigimos la revisi贸n de la cartera de servicios del sistema sanitario de salud donde se incluyan los m茅todos anticonceptivos, especialmente aquellos m谩s utilizados y universales. Exigimos la educaci贸n afectivo-sexual obligatoria en todas las etapas educativas y la formaci贸n en todas las instancias que atienden a las mujeres v铆ctimas de violencias machistas, especialmente en el poder judicial. Exigimos la estricta vigilancia de todos y cada uno de nuestros derechos sexuales y reproductivos.

No queremos dejar pasar este d铆a de reivindicaci贸n sin hacer menci贸n a la lucha verde de nuestras hermanas argentinas que pusieron a toda Latinoam茅rica en pie de guerra para que los derechos de las mujeres se empiecen a respetar. Bajo el lema 鈥淧or el derecho a decidir鈥 el movimiento feminista argentino ha dado una lecci贸n al mundo impagable: que no hay gobiernos ni sociedades que frenen a las mujeres unidas en la defensa de sus derechos. Hoy tambi茅n nos unimos a sus voces y exigimos el aborto legal para no morir.

La Secretar铆a de la Mujer de SUATEA y la Organizaci贸n de Mujeres CI

28 de septiembre de 2018

 

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)