28 de mayo – Salud de las mujeres

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)

No podemos olvidar en nuestro calendario el D铆a Internacional de Acci贸n para la Salud de las Mujeres. Un d铆a que se conmemora con el objetivo de reafirmar y garantizar el derecho a la salud integral de todas las mujeres y ni帽as alrededor del mundo. Es un recordatorio fundamental para abordar y prevenir las m煤ltiples causas de enfermedad y muerte que afectan a las mujeres en el mundo.

Hoy en d铆a, ser mujer se considera un factor de riesgo cuando hablamos de salud mental. Numerosos estudios demuestran que, generalmente, las mujeres presentan mayores tasas de depresi贸n, estr茅s, ansiedad o trastornos de la alimentaci贸n que los hombres.

Para alcanzar la meta de la igualdad en el campo de la salud es importante investigar las diferencias existentes entre ambos sexos, tanto en la manifestaci贸n de los s铆ntomas, como en su tratamiento m茅dico y laboral. Necesitamos identificar cu谩les son los factores que ponen en riesgo el cuidado de la salud de las mujeres para hacer un uso eficaz de la informaci贸n y de los servicios de salud.

Se observan diferencias entre hombres y mujeres  relacionadas, especialmente, con la mayor exposici贸n a la pobreza. Las mujeres desempe帽an empleos mal remunerados, la mayor铆a a jornada parcial, a los que hay que sumar la sobrecarga de trabajo en el mantenimiento del hogar y los cuidados de familiares que, lejos de repartirse equitativamente, doblan la jornada de las mujeres sin ning煤n tipo de reconocimiento. Adem谩s, la violencia machista en el entorno laboral (acoso y discriminaci贸n, entre otras) incrementa la posibilidad de padecer problemas de salud mental. En este sentido, se estima que los casos de depresi贸n son, aproximadamente, el doble de frecuentes entre las mujeres que entre los hombres.

Seg煤n un informe de la OCDE, en Espa帽a las mujeres dedicamos m谩s del doble de horas que los hombres a tareas dom茅sticas. Este fen贸meno de doble rol puede conllevar manifestaciones de fatiga, estr茅s o depresi贸n. Fen贸meno al que se le suma la presi贸n por la maternidad, menor capacidad de elecci贸n o la consideraci贸n de la mujer como objeto sexual.

No se deben pasar por alto todos estos factores o 鈥渕andatos鈥 que nos asigna la sociedad y que empeoran el estado de salud de las mujeres, porque comportan una serie de requisitos que aumentan el riesgo de sufrir depresi贸n y ansiedad.

De manera que, por un lado, es necesario continuar con la labor de investigaci贸n y formaci贸n de profesionales en todos los 谩mbitos (cient铆fico, sanitario, educativo judicial, laboral) para detectar y aniquilar los estereotipos, o roles asignados al sexo, que condicionan y provocan perjuicios en la salud de las mujeres.

Recientemente, la nueva Estrategia Espa帽ola de Seguridad y Salud en el Trabajo 2023-2027, incorpora una l铆nea de acci贸n espec铆fica en salud mental que aborda el enfoque de g茅nero. Celebramos todo avance, aunque llegue con retraso y carencias. Desde que se creara el Observatorio de la Salud de la Mujeres en 2004 – ya con tardanza evidente-, no es hasta la pandemia del Covid que se empiezan a difundir, m谩s all谩 de los c铆rculos especializados y/o activistas,  estudios sobre las repercusiones del confinamiento en la salud de las mujeres, o las reivindicaciones sobre la escasa-nula investigaci贸n de la sintomatolog铆a y tratamiento seg煤n la variante sexo.

Por todo ello, desde la Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical seguiremos luchando por la investigaci贸n en el 谩rea de la salud de las mujeres y la consecuente puesta en marcha de medidas sociales y laborales. Necesitamos un compromiso firme y decidido por parte de las administraciones para promover pol铆ticas, culturas y pr谩cticas de obligado cumplimiento que redunden en el bienestar f铆sico y emocional de las mujeres.

El feminismo tambi茅n beneficia la salud.

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada est谩 disponible en: Asturianu (Asturiano)