Home > Aición sindical > Día internacional de muyeres pola paz y el desarme

Día internacional de muyeres pola paz y el desarme

El Día Internacional de les Muyeres pola Paz y el Desarme instauróse’l 24 de mayu de 1982 por grupos pacifistes de muyeres europees, faciendo alcordanza de les campañes feches poles britániques que se punxeron contra la OTAN y la instalación de bases militares. Güei, esta conmemoración val pa que’l mundo s’alcuerde de la violencia que sufren les muyeres nos conflictos y postconflictos armaos.

Les situaciones de conflictu bélicu afecten directamente a los derechos de les muyeres y les neñes: dende los matrimonios forciaos hasta los sistemáticos delitos sexuales y por razones de xéneru, asina como les torgues pa la educación, l’accesu a l’atención de salú y la participación na vida pública.

Los estudios fechos determinaron que la participación ya la inclusión de les muyeres nos procesos de paz vuelven más eficaz la ayuda humanitario, contribuyen a la peracabar y aplicar les negociaciones, a la paz sostenible y, amás, faen entainar la recuperación económica.

La esperiencia amuesa que nes negociaciones de paz nes que hai una presencia de les muyeres tienen una probabilidá mucho mayor de rematar con alcuerdu y de que seya durable. Tamién se tien comprobao que les muyeres son les que tán meyor asitiaes pa identificar les señales tempranes de radicalización nes familias y comunidaes, y d’actuar pa impedila.

Ta demostrao qu’una inversión a gran escala nel empoderamientu económicu de les muyeres xenera dividendos sociales a curtiu y llargu plazu y tamién nes situaciones después de los conflictos. Les muyeres invierten una bona proporción de los sos ingresos na familia y el bientar de la comunidá. Ensin embargu, la población femenina queda al llau en muchos de los programes d’emplegu y recuperación nes zones en conflictu anque esos conflictos traen con ellos una medría grandísima de les cases dirixíes por muyeres.

Sicasí, la participación y el mandu de les muyeres siguen tando torgaos pola falta d’inversiones, compromisos y voluntá política y tamién por pilancos institucionales.

Los conflictos bélicos xeneren un númbero grande de persones refuxaes. A final de 2014, la cantidá de persones en situación de desplazamiento forzáu llegó a 59,5 millones, una de las cifras más altes que nunca nun se rexistró. Les muyeres y neñas son el grupu mayoritariu de persones refuxaes: representen más del 60% de los que lleguen a Grecia, según datos del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Refuxaos. La mayor parte son muyeres que pasaron la guerra en Siria, Iraq y Afganistán. Munches d’elles vieron o sobrevivieron a actos de violencia sexual, tortures, bombardeos, secuestros de xente querío, esclavitú, trata y otres atrocidaes rellacionaes cola guerra.

Delantre d’esto y por too ello, la Secretaria de la muyer de SUATEA esixe:

– Que s’aborden les necesidaes y vulnerabilidaes específiques de les muyeres y neñes como respuesta a la crisis migratoria y de persones refuxaes para alliviar les graves consecuencies médiques y psicolóxiques que causen les migraciones traumátiques.

– Que se facilite que les muyeres tengan derechu a pidir asilu y, sabiendo que’l dominiu patriarcal de les sos sociedaes-yos niega derechos, seyan quiuen a facelo per elles mesmes.

– Que se protexa a las muyeres refuxaes de la violencia y se reconoza la violencia contra les myjeres como una forma de persecución, n’acordies cola Convención sobre los Refuxados de les Naciones Xuníes.

– Que se dean respuestes con garantíes de xéneru según les normes de derechos humanos, tanto a los conflictos armaos como al drama de les persones refuxaes y desplazaes.

– Que se destinen partíes económiques específiques pa responder a les necesidaes de les muyeres y pa facer pola igualdá de xéneru y empoderar a les muyeres de les zones en conflictu.

 

Uviéu, 24 de mayu de 2016

Esta entrada tamién se puede consultar en: Castellanu