Home > Comunicaos > Albuertu llibre, seguru y gratuitu

Albuertu llibre, seguru y gratuitu

LA ORGANIZACIÓN DE MUYERES DE LA CONFEDERACION INTERSINDICAL SUMIR A LA CELEBRACIÓN DE L’ACCIÓN MUNDIAL POLES DESPENALIZACIÓN DEL ALBUERTU Y  REIVINDICA L’ALBUERTU LLIBRE, SEGURU Y GRATUITU

 

Güei  28 de setiembre, Día d’Acción Global pola Despenalización del Albuertu, siguimos reivindicando un Albuertu llibre, seguru y gratuitu para toles muyeres.

Seis países del mundu prohiben la interrupción del embaranzu en cualquier circunstancia: Ciudá del Vaticanu, El Salvador, Malta, Nicaragua, Honduras y República Dominicana. Namás el 0.4 % de los países del mundu consideren l’albuertu como un delitu. Ta prohibíu en cualquier situación y, por ello, aplíquense sanciones al que lu practica y, con frecuencia, a la muyer que se somete al mesmu. Anguaño, salió Chile d’esti grupu de países  que consideren l’albuertu un delitu. La despenalización del albuertu en Chile supunxo una meyora importante, anque namái se dexe practicalu nel casu de que la vida de la madre tea en  peligru, haya inviabilidad fetal ya en casu de  violación. Ye un fechu históricu qu’acaba cola prohibición de la dictadura d’Augusto Pinochet, que dictaminó que nun podría executase nenguna acción que’l so fin fuera provocar un albuertu.

Sicasí,  a pesar d’un porcentaxe tan baxu de países que penalicen l’albuertu, lo que sí pasa en munchos d’ellos ye que’l derechu al albuertu aplicase de manera restrictiva, nuna serie de supuestos  como son: riesgu de la vida de la madre, inviabilidad del fetu, violación,… o plazos, esto ye,  restrinxe la llibertá d’elección de les muyeres.

Nos últimos años, cola apaición de la mal llamada crisis, en munchos países aprovechóse para usurpar derechos a les muyeres, ente los que ta’l derechu al albuertu llibre, seguru y gratuitu. Asina, somos conscientes de cómo nel Estáu español hubo un intentu d’acutar el derechu al albuertu, que llevó a miles de persones a la cai pa esixir la retirada d’esi proyectu de llei. Consiguióse la retirada, pero col cambéu de la Llei Orgánica 2/2010, de 3 de marzu, de salú sexual y reproductiva, consiguieron anular el derechu al albuertu ensin el consentimientu paternu/maternu de muyeres de 16 a 18 años.

Otru país nel qu’intentaron desaniciar el derechu al albuertu ye Polonia, país que yá de por sí tien una llei bien restrictiva. De nuevu, la movilización de la ciudadanía y principalmente de les feministes llogró frenar esi intentu. Eso nun quier dicir que s’acabara la llucha: el patriarcáu tien unos tentáculos bien llargos y tase rearmando p’arrampuñanos derechos que considerábamos consolidaos.

El derechu de les muyeres a controlar la nuesa maternidá, tien de tar presente nuna sociedá xusta, un sociedá que garantice que s’exerza en condiciones deseables y deseyaes y considera  a les muyeres como responsables y dueñes de les sos vides y los sos cuerpos.

Ye significativo reparar que los países más restrictivos son aquellos nos que la relixón tien un pesu importante nes decisiones sociales y polítiques y ye considerada como apoloxista y llexitimadora moral d’esta teoría socio-económica.

Énte los ataques recibíos pol patriarcáu nel so intentu por controlar a les muyeres y tarazar los nuesos derechos y llibertaes, tenemos de tar alertes y alianos unas con otres, porque xuntes somos más fuertes.

Dende la Organización de Muyeres de la Confederación Intersindical, abogamos   por una despenalización del albuertu y güei más que nunca.

Esti 28  de setiembre vamos  tar nes cais, defendiendo’l nuesu derechu y el de toles muyeres  a un “ALBUERTU LLIBRE, SEGURU Y GRATUITU, LES MUYERES DECIDIMOS”

 

 

Organización de Muyeres de la Confederación Intersindical.

Madrid – 28 de setiembre de 2017

Esta entrada tamién se puede consultar en: Castellanu