28 de xunu, Día del Arguyu LGTB

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)

Los nuesos derechos nun son negociables

Un añu más, avérase’l Día del Arguyu lgtb, el 28 de xunu, una fecha que se convirtió nun referente internacional pa lesbianes, gais, transexuales y bisexuales de tol planeta. Nun mundu globalizáu como l’actual, nun esisten fronteres p’aparar la riega de reivindicaciones que se punxeron en marcha allá por 1969 cuando se produxo la revuelta de Stonewall en Nueva York.

D’entós p’acá, numberosos estaos fueron despenalizando les relaciones homosexuales abriéndose un camín que nos dexó reconocer y regular los nuesos derechos nuna parte importante del mundu. Reclamemos y algamemos que se nos reconociera y respetara como somos; reclamemos, dafechu, el nuesu derechu a esistir. Asina púnxose fin a la penalización de les relaciones ente persones del mesmu sexu, sumiéronse xuicios, cárcel o internamientu. Acabemos imponiendo la idea de que somos persones y que, polo tanto, somos portadores de los derechos humanos que mos correspuenden.

Nun foi una llucha fácil y el sabor d’estes victories faise amargosu cuando constatamos tol camín que nos queda tovía por percorrer. Porque siguen esistiendo estaos nos que se castiguen les relaciones homosexuales y, en dellos casos, inclusive cola pena muerte. Caltiénense les agresiones y la lgtb-fobia n’otros munchos llugares del mundu.

Quien empecipiaron la llucha lgtb en Stonewall abrieron la vía al procesu de Lliberación Gai, que buscaba que lesbianes, gais, transexuales y bisexuales formáremos parte, como suxetos políticos, del procesu d’emancipación del conxuntu de la humanidá.

Arguyu de ser y Arguyu de lluchar. Esi ye’l camín qu’el nuesu movimientu siguió dende entós. Les meyores nel nuesu entornu cultural, siendo importantes, nun son definitivos porque nun podemos escaecer que siguen esistiendo nes nueses sociedaes elementos que conspiren contra los nuesos derechos. Tenémoslo mui cerca y sentímoslo cada vez que la ultraderecha fala del nuesu colectivu. Detrás d’una aceptación aparente, movilícense pa llendar los nuesos derechos, pa pidir l’abolición de la llexislación que protexe los nuesos derechos, negar el nuesu modelu familiar homoparental o imponer el silenciu n’ámbitos como l’educativu cola so propuesta de pin familiar que busca la nuesa invisibilidá.

Desgraciadamente, los discursos lgtb-fóbicos, racistes, misóxinos o xenófobos formen parte d’una realidá social que se niega a despaecer. Pasaron más de cincuenta años y la nuesa llucha sigue vixente, al pie de la d’otros coleutivos sociales que trabayen per un mundu más xustu, más humanu, más respetuosu cola diversidá y más igualitariu no social.

Por too ello, anguaño tócanos denunciar discursos d’odiu como’l qu’esparde la ultraderecha, equí y n’otros llugares del mundu. Ensin dir más allá, l’impulsáu pol Gobiernu d’Hungría, qu’amás d’imponer por llei que l’únicu modelu válidu de convivencia ye l’heterosexual, acaba d’aprobar una nueva ordenanza que torga que pueda encetase la diversidá del deséu y de los afeutos ente la población escolar.

Les instituciones europees reprocharon estos cambeos pero creemos que tendría de dir más allá na so condena. Les lleis anti-gai impulsaes por Orban n’Hungría, como la de Putin en Rusia, suponen la negación de los valores sobre los qu’aspiramos a construyir una nueva Europa. Tenemos que recordar a los nuesos gobernantes que, como ciudadanos y ciudadanes, la única respuesta qu’esperamos ye la defensa plena de los nuesos derechos. Porque vamos tener que recordar a los nuesos gobernantes que los DDHH reconócense toos, nun puen dividise nin negociase.

La nuesa llucha sigue siendo un impulsu al llargu plazu, xunto con otros grupos sociales, por un mundu meyor. El nuesu Arguyu ye saber que mos movemos empobinaos nesa dirección. Precisamente por eso, vemos con tristura movilizaciones que van nun sentíu equivocáu, como la recoyida nos medios de comunicación de la manifestación lgtb n’Israel, que ye presentada como modélica. Les llesbianes, gais, transexuales y bisexuales que formamos parte de la Confederación Intersindical, queremos denunciar esa movilización porque pensamos que nun puede haber Arguyu cuando un pueblu ocupa a otru, cuando un estáu se sostién sobre’l racismu o cuando un gobiernu, en plena pandemia, niega’l derechu a recibir una vacuna al pueblu ocupáu. El proyectu lgtb ye un proyectu lliberador, igualitariu y solidariu.

28 de xunu 2021 “Día del Arguyu lgtb”
SUATEA / Confederación Intersindical (CI)

Print Friendly, PDF & Email

Esta entrada está disponible en: Castellano (Castellanu)


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4757

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/suatea/www/wp-includes/functions.php on line 4757