Home > Muyer > 8 de marzu. Les lluches feministes, motor de cambiu.

8 de marzu. Les lluches feministes, motor de cambiu.

Celebramos otru 8 de marzu, Día Internacional de les Muyeres. Una fecha con munchu significáu, el que-y damos les muyeres que tolos díes llluchamos por tener el sitiu que nos correspuende na sociedá. Les lluches feministes foron abondes y darréu d’elles algamáronse meyores nos derechos de las muyeres, pero los avances nun son proporcionales a los sacrificios que costaron; pa munches muyeres falar, opinar, decidir y espresase llibremente… costó-yos perder hasta la vida. Les primeres vindicaciones de les muyeres yeren la igualdá colos homes en derechos civiles y llaborales, accesu a la educación y al votu. Que les muyeres principiaren a decatase de que taben escluyíes de los beneficios algamaos coles lluches sociales, foi’l revulsivu pa entamar a tomar conciencia como grupu sometíu al patriarcáu y al androcentrismu establecíu.

El feminismu entamó en sieglu XVIII. Asina, Olimpia de Gouges, escribió “Los derechos de la muyer y la ciudadanía”, esti “desacatu” a les normes impuestes lleváronla a la guillotina. Mary Wollstoncraft escribía “Vindicación de los derechos de la muyer”, considerada la obra qu’anició’l feminismu. Siguiendo les lluches feministes nel sieglu XIX, surde’l sufraxismu; un movimientu que sigue pola igualdá de derechos que pide’l votu pa les muyeres. Los movimientos sufraxistes surdieron en Estaos Xuníos, espardieron a dose a Inglaterra y depués otros países. D’esti movimientu naz la lucha cívica actual: manifestaciones, concentraciones, desobediencia pacífica… Pero otra vez el camín foi mui bien llargu hasta algamar el votu; el primer país que dio’l votu a les muyeres foi Nueva Zelanda en 1893, pero’l sufraxu femenín nun ye tovía universal en tolos países. En 2016 inda hai países que nun dexen votar a les muyeres.

Les lluches feministes siguieron alantre cuando les muyeres tomen conciencia de les desigualdaes derivaes del patriarcáu y del androcentrismu. Asina reivindicaben la despenalización del albuertu (la muyer tien tol derechu a escoyer si quier ser madre o non), midíes contra la violencia de xéneru, polítiques d’igualdá, lliberación sexual, cambios nos roles familiares, identificación de los micromachismos. Figures señeres d’esta dómina son Simone de Beauvoir, Betty Friedan, Kate Millet…; dende 1948 pídese la despenalización del albuertu, pero ta tovía por llograr. Nesti sen, nun fai tanto que’l Gobiernu d’España intentó una modificación de la llei del albuertu vixente que suponía un retrocesu importante. La movilización que xeneró ente les feministes, acabó nuna manifestación masiva Madrid, y na dimisión del ministru de Xusticia.

Coles otres reivindicaciones, como midíes la violencia de xéneru o polítiques d’igualdá, nun fai falta dicir que falta abondo por conseguise. Les feministes volviemos a salir a la cai de forma masiva pa pidir a los gobiernos midíes afechisques p’acabar con toles clases de violencies machistes. Les muyeres, fuimos quien a entrar nel mundu llaboral, pero les responsabilidaes familiares siguen cayendo enriba del nuestru llombu, los cargos de poder siguen nes manes de los homes. Ente estes midíes pa tornar la discriminación tán les cuotes, paridá nos cargos… ¿Pero ye abondo con esto? Bien se ve que non, mentres que los homes vean a les muyeres como seres inferiores y non como iguales colos mesmos derechos y obligaciones, no conseguiremos la igualdad. Dentro del feminismo hay diversas corrientes: ecofeminismu, cyberfeminismu, teoría queer,… too esto valió pa descubrir les desigualdaes que les muyeres siguimos careciendo. Les reivindicaciones feministes, “gracies” a la crisis mundial que tamos pasando, vuelven a esconsoñar y el feminismu ta activu. La llucha sigue y vamos siguir lluchando por toles muyeres del pasáu, poles muyeres d’agora y poles muyeres del futuru, porque “el feminismu ye’l motor del cambiu”.

Propuestes Didáctiques – 8 de marzu de 2016

 

Esta entrada tamién se puede consultar en: Castellanu