Home > Muyer > 25 N Manifiestu

25 N Manifiestu

Manifiestu de la Organización de Muyeres de la Confederación

Intersindical: 25N

25 payares de 2020

“NON SOLO MATA’L VIRUS ”

Anguaño 2020 non solo tamos enfrentándomos a un virus letal que nos arrampuña a familiares y seres queríes/os, sinón qu’asistimos a un doble virus: unu sanitariu, el Coronavirus, y otru social, la violencia de xéneru. Dambos letales na mayoría los casos.

El confinamientu nesta situación de pandemia fixo que miles de muyeres convivan colos sos agresores, viviendo 24 hores col so mayor enemigu. Los maltratadores viéronse impunes énte una situación dominada por ellos, porque l’enzarru enzanca y torga les relaciones fuera del llar y la posibilidá de poner una denuncia. Amás, nel planu psicosocial la cuarentena tien efeutos nocivos sobre la salú mental de les persones, siendo una situación ideal pa que los maltratadores puean exercer l’abusu y la violencia con mayor facilidá econtra les persones del so alredor.

Los datos recoyíos hasta’l final del confinamientu son:

-14 mayu de 2020, recuéyense 20.732 llamaes al 016, 41,1% más que les 14.662 nel mesmu periodu del 2019.

-Nel periodu dende’l 14/03 al 28/04 d’anguaño, ocho muyeres fueron asesinaes en siete selmanes de confinamientu: dos poles sos pareyes, trés polos sos fíos, una víctima d’un home col que convivía (inquilinu) y les otres dos por asesinos que tán tovía ensin identificar. D’estes ocho muyeres, namás dos denunciaren enantes al so victimariu.

Nel confinamientu vióse una vegada más que les muyeres asumen el mayor pesu de los cuidos que precisa’l total de la población, la carga de cuidos, xeres de la casa y teletrabayu crearon en munches muyeres situaciones d’ansiedá y estrés, que nun tuvieron compartíes coles sos pareyes.

Según la ONU Muyeres: “primero qu’esistiera el COVID-19, la violencia doméstica yá yera una de les violaciones de los Derechos Humanos más flagrantes”. Col confinamientu, la cifra creció de manera esponencial con efeuos nefastos na salú sexual y reproductiva de les muyeres, y también na so salú mental.

Tres estes anotaciones toca entrugar: ¿qué ta pasando coles muyeres que sufren violencia de xéneru fuera y dientro de la pandemia nel nuesu país?, ¿los mecanismos de seguridá que se tomen tán furrulando?

Precisamos d’esta información pa que les muyeres sepamos que tenemos amparu y  tamos segures sabiendo qu’hai un sistema estructural que nos acueye y va ayudanos énte cualquier berru d’auxiliu que demos, si non, el mieu y l’inseguridá va siguir hasta llevanos a la muerte en munchos de los casos.

Hai que denunciar y reclamar la falta de midíes económiques concretes plantegaes hasta la fecha en tolos países, y recordar que na última crisis económica retayóse en presupuestos pa polítiques d’igualdá y llucha contra la violencia de xéneru. Asina, comprobemos que’l Real Decretu -Llei de midíes urxentes ante la pandemia nun inclúi una asignación de fondos adicionales pa implementar estes midíes. Esti tema tien de retomase urxentemente per parte de los organismos correspondientes y axentes sociales porque s’avera una crisis económica que va facer perpetuos “confinamientos” de munches muyeres y medrarán más tovía les torgues pa qu’algamen salíes sociales y económiques. Pidimos que se nos dexe participar na recuperación social y económica que surda d’esta situación que tamos viviendo y na que, una vegada más, les muyeres somos les más damnificaes.

Ensin una visión feminista esta recuperación social y económica nun va ser nin efectiva nin completa, llegando a una situación d’inferioridá otra vuelta cola supremacía del patriarcáu.

Dende va tiempu les feministes ocupamos les cais y alzamos la voz énte la perda de cualquier compañera a manes “del so asesín”, nun vamos dexar de facelo anque “ciertos partíos d’ultraderecha” col so discursu negacionista, quieran quitamos les nueses denuncies con acusaciones y cafiando.

Son dende 2003 hasta xunu d’anguaño 1.055 asesinatos per violencia machista.

La cuenta sube cada añu: en 2018 fueron 89, en 2019 morrieron 99 muyeres y en 2020 (hasta ochobre) 72. Pue comprobase que les cifres van n’aumentu añu tres d’añu, ta lloñe de desaniciase esti pergrave problema, al contrario, agrávase.

Facemos referencia a estos versos estrayíos d’un poema de Julia Navas Moreno, “Envernar na estación del mieu”, nos que s’apalpa la medrana, la inseguridá, la murnia… de cualquier muyer maltratada:

Caminar pelos pasiellos de dides.

Perder la voz, la risa, la elocuencia;

les ganes de pintate los llabios

y desafiar la to mirada énte l’espeyu.

……………………

el so aliendu na to nuca;

los silencios que precieden

a la so ira escomanada;

……………………..

enantes de sentir garres nes tos moñeques

mientres bisbisa:

¿Por qué me faes esto?

……………………….

la humildación, el golpe, el

suelu fríu na to mexella, la ropa arrincada,

la desnudez de l’alma,

el lloru escosu na seca…

………………………..

Nun aliendes, nun suxeres, nun opines.

Nun pasies, nun saludes, nun mires.

Y muerres de fríu adulces…

Con too y con eso, compañeres, vamos siguir lluchando per un mundu ensin machismu y ensin violencia machista por NÓS, poles NUESES antepasaes y por les NUESES futures.

Esta entrada también está disponible en: Castellanu